Partes y cuidados de la cachimba

cachimba

Partes de la cachimba:

-Cazoleta o cacerola: Es la parte donde se pone el tabaco y el carbón. Existen varios tipos y modelos de cazoletas.

 

-Cenicero: Para ir quitando las cenizas que nos van quedando arriba.

 

-Cuerpo de metal: Es la parte más importante y más cara de nuestra shisha, en ella están la válvula de aire y el conector de la manguera.

 

-Manguera: Por aquí es por donde inhalaremos el humo, puede ser de piel, de goma, de plástico...

 

-Base de cristal: Sirve para que se filtre el humo, ¿cómo? muy sencillo, la tenemos que llenar de agua y el humo se enfriará y se filtrará. Aquí le podemos poner también cubitos de hielo para que nos dé mayor sensación de frescor en la boca al inhalar y le podemos juntar con el agua licores de sabores para dar además un toque de sabor o potenciar el sabor del tabaco.

 

Cómo cuidar nuestra cachimba

 

El problema más común es el óxido, la manera de evitar que aparezca es enjuagando la cachimba con agua tras haber fumado y procurar secar todas las piezas, sobre todo el tubo central por el que fumamos.

Para eso debemos utilizar un pañuelo  o un trozo de algodón que empujaremos con ayuda de una varilla, o si tenemos alguno, utilizar un limpiador de pipas.

 

En el caso de tener la cachimba ya oxidada, lo único que podríamos hacer es frotar la zona con bicarbonato ayudándonos con un trapo; otra opción para deshacernos de este molesto enemigo es usar unas gotas de limón, no obstante ya utilizaremos este producto más adelante, a la hora de una limpieza a fondo.


A la hora de mantener la manguera de una cachimba, ya que es casi imposible mantenerla en óptimas condiciones, deberíamos deshacernos de ella la primera vez que suelte algún tipo de sedimento.

Podremos sustituirla por un tubo de goma o silicona, adquirido en una ferretería. Tenemos que asegurarnos de que nuestra nueva manguera sea del mismo diámetro de la boquilla de esta forma, tendremos una manguera lavable.

 

Otro aspecto muy importante que debemos tener en cuenta es el sabor, por tanto, ahora es el momento de usar limón, ya que es la manera más sencilla para evitar que se mezclen los diferentes sabores de tabacos o hierbas en nuestro paladar cuando fumemos.

Lo único que hay que hacer cuando queramos eliminar estos sabores es usar unas gotas de limón, con esto deberíamos también limpiar el tubo y la manguera periódicamente, así como la cazoleta, de la cual debemos quitar cualquier resto de tabaco que hayamos fumado.

 

 

Si conoces algún otro truco casero para cuidar nuestra shisha, coméntalo en nuestro foro, o escríbenos a: contacto@fumarcachimba.com